"Aquello que para la oruga es el fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa” Lao-Tsé.


Todos tenemos la posibilidad de volar como una mariposa, sólo tenemos que dejar de vernos como oruga. Es cuestión de perspectiva, y para cambiar de punto de vista hay que trascender de nuestro mundo conocido pero estrecho para ir a uno más amplio y creativo, lo que hoy denominamos: “salir de la zona de confort.”


La manera en como enfocamos nuestra atención determina si tendemos al equilibrio o inestabilidad y podemos entrenarnos para vernos tal como somos en su totalidad, obteniendo información de nuestra mente y sus experiencias y no cargando de más datos a nuestro cerebro.


Cuando nuestra mente racional deja de identificarse con un determinado patrón de conducta, accedemos de forma inmediata a nuevas posibilidades para nosotros y para nuestras vidas en todos sus aspectos, ya que todas ellas están interconectadas.

¡Atrévete a vivir una vida verdadera!

¡Sal de tu zona de confort!


¿A qué esperas?